Ciudad de México a 1ro. de marzo de 2019. Actualmente vivimos en una época de constantes cambios donde la inclusión de la tecnología está jugando un papel crucial en diferentes aspectos de la vida cotidiana, uno de ellos es el empleo. No es un secreto que las habilidades que se requieren actualmente para desarrollarse en el mundo laboral son muy diferentes que las que se requerían hace algunas décadas.

Debido a los avances que ha tenido la tecnología, en especial la Inteligencia Artificial, se ha generado un ambiente de incertidumbre ante la probabilidad de que la automatización en diferentes niveles e industrias pueda dejar sin trabajo a una importante parte de la población económicamente activa.

Sin embargo, el reto está en desarrollar nueva habilidades que nos permitan convivir con las nuevas tecnologías, por ello es importante conocer cuáles son las competencias laborales para los empleos del futuro, con el objetivo de que los jóvenes comiencen a prepararse para desarrollarlas.

Cualidades para el empleo del futuro

De acuerdo con el Foro Económico Mundial estas son las habilidades más relevantes que deberá tener una persona para competir en el siglo XXI:

  1. Pensamiento crítico
  2. Resolución de problemas
  3. Creatividad
  4. Comunicación
  5. Colaboración
  6. Alfabetización de datos
  7. Computación en informática

Panorama del futuro

La Universidad de Oxford se ha unido con otras compañías y fundaciones líderes en educación con el objetivo de desarrollar investigaciones que permitan comprender más a fondo a las habilidades que requiere un profesional para el futuro. Los estudios han reportado conclusiones que son importantes conocer. Las más destacadas son las siguientes:

  • Los profesionistas podrán tener una relación simbiótica con la tecnología inteligente, es decir, trabajarán en conjunto y no en competencia.
  • La educación del presente y del futuro debe concentrarse en fomentar habilidades y competencias de carácter humano, ya que éstas no pueden ser ofrecidas en la actualidad por las máquinas, por ejemplo, las relaciones de grupo, el trato personal o la empatía.
  • La capacitación debe ser una constante, y ésta deberá estar basada en estrategias pedagógicas para garantizar su utilidad.
  • El título de una carrera universitaria ya no será el principal factor para determinar la empleabilidad, si bien, seguirá siendo un requisito, también se evaluará la manera en la que los profesionistas se adaptan al entorno tecnológico cambiante.

En Movimiento STEM promovemos el desarrollo de las competencias que se requieren para resolver los grandes desafíos que enfrentará la sociedad y buscamos que los niños y jóvenes cuenten con las habilidades necesarias para desarrollarse en el mundo laboral actual y del futuro. Conoce cómo lo hacemos y súmate a este movimiento.