Ciudad de México a 10/11/2020

En 2001, en la Conferencia General de la UNESCO (Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura), representantes de algunos países debatieron sobre la importancia de fijar un día para celebrar y destacar la importancia del papel de la Ciencia en la sociedad. La iniciativa se originó en Budapest en 1999 entre el auspicio de la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO) y el Consejo Internacional para la Ciencia (CIC).  

Si bien a nivel mundial el papel de científicas y científicos es vital para enfrentar los Retos del Siglo XXI, hoy en día existen personas que desconocen la relevancia de la Ciencia en la vida cotidiana. 

Ese también fue uno de los motivos para que la UNESCO fijara cada 10 de noviembre como un día para hacer este tema más cercano a niñas, niños, adolescentes, jóvenes y sociedad en general. Durante los últimos años se ha posicionado como una fecha para realizar actividades a nivel mundial donde, por medio de diferentes recursos, la  población tenga un entendimiento más certero sobre cómo comprender, experimentar y ayudar al planeta de la mano del  quehacer científico

De igual forma es un motivo para celebrar a todas y todos los científicos que día con día aportan conocimiento para hacer de este planeta un lugar mejor. Sin duda, el promover una cultura científica en el país también es uno de los grandes retos para las y los mexicanos, y un compromiso que como sociedad se debe asumir para contribuir al desarrollo y crecimiento de la nación entera.

Desde su proclamación por la UNESCO en 2001, el Día Mundial de la Ciencia para la Paz y el Desarrollo ha generado muchos proyectos, programas y fondos concretos para la ciencia en todo el mundo. Este día también ha contribuido a fomentar la cooperación entre científicas y  científicos que viven en regiones marcadas por conflictos.

La Ciencia es fundamental para que México y el mundo entero puedan hacer frente a diversos problemas y anticiparse a las necesidades del futuro. Hoy en día la pandemia por COVID-19 es un claro ejemplo de la urgente necesidad de que cada vez haya más personas estudiando Ciencias, por ello es tan importante impulsar a que más niñas y niños se atrevan a estudiar carreras en STEM (Ciencias, Tecnología, Ingeniería y Matemáticas por sus siglas  en inglés).

El estudiar una carrera relacionada a la Ciencia también implica tener una gran responsabilidad pues de acuerdo a la Organización de las Naciones Unidas (ONU) la Ciencia debe ser estudiada, aplicada y replicada en beneficio de las sociedades, en particular, para la erradicación de la pobreza tal como lo marca el Objetivo 1 de Desarrollo Sostenible de la Agenda 2030.

Sin duda, todavía queda un largo camino por recorrer y la Educación STEAM es el componente que, gracias a su metodología basada en la indagación, colaboración y trabajo en equipo, puede hacer que se genere nuevo conocimiento, pero sobre todo que se comparta y se vuelva cercano para que así exista una cultura científica en el país.

En Movimiento STEAM trabajamos día a día para que esto suceda y el pasado 29 de octubre premiamos a la mejor docente de México en STEM, María Diana Lorena Rubio -Doctora en Ciencias Biomédicas- quien es un claro ejemplo de que la Ciencia puede cambiar la vida de todas y todos.

Te compartimos contenido que  puede ser de tu interés:

  • Conoce aquí cómo los estudiantes de María Diana desarrollan prototipos en su Club de Ciencias.
  • Ve aquí el STEAM Space sobre “La importancia de la educación actual como factor determinante para el desarrollo del ser humano”.
  • Checa aquí la STEAM Masterclass sobre «Ciencia de Datos e Inteligencia Artificial a la Maker»