Ciudad de México a 15 de enero de 2020. Es un hecho que, en la actualidad, las grandes corporaciones de internet tienen una gran influencia en diversos aspectos de nuestras vidas, tales como el comercio, la información, las finanzas, las relaciones sociales, el entretenimiento y hasta nuestra opinión personal.

Así, con el crecimiento acelerado de plataformas como Google, Amazon, Instagram, Facebook y Twitter, además de otras grandes marcas como Huawei, Samsung, Oracle, IBM y demás, se plantean nuevos retos respecto al porvenir tecnológico de la humanidad, pues dependiendo de la región del mundo en donde se tenga acceso a ellas las políticas podrían ser diferentes, dejando vacíos legales que podrían significar abusos por parte de los líderes de países autoritarios y represores.

Ante este panorama, cabe la pregunta de qué es lo que deben incluir estos gigantes tecnológicos dentro de sus propios lineamientos éticos para no ser herramientas de poder, sino un vínculo entre los que habitamos este planeta que puede ser utilizado en favor de todos.

Al respecto, expertos en el tema, intelectuales y personalidades políticas y empresariales mostraron sus preocupaciones en la edición número 50 del Foro Económico Mundial de Davos, en Suiza.

¿Podría haber una “guerra fría” tecnológica?

Debido a las tensiones comerciales y políticas que recientemente se han manifestado entre los gobiernos de Washington y Pekín, existen temores acerca de una partición que, en un futuro, podría dividir al mundo occidental y oriental en cuanto al uso de tecnologías no compatibles entre sí, teniendo graves repercusiones con las que, por decirlo de alguna forma, medio planeta quedaría aislado del otro en buena medida.

En este mismo orden de ideas, el presidente de la compañía asiática Huawei, Ren Zhengfei, ha recapitulado acerca de esta problemática que podría llevar al desarrollo tecnológico a dividirse en dos potencias que marcarían las pautas a seguir en las diferentes latitudes: Estados Unidos y China.

Por este motivo, la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, ha marcado la importancia de establecer límites a las compañías del bloque asiático y de Silicon Valley, promoviendo la instauración de nuevos estándares éticos aplicables al desarrollo tecnológico, puesto que, tal y como están las cosas, el Viejo Continente podría quedar atrapado entre esta disputa.

Por su parte, el escritor e intelectual israelí, Yuval Harari, compartió su opinión acerca de los peligros que puede significar esta lucha por el poder tecnológico a ambos lados del orbe, planteando consecuencias como el colonialismo de datos y la manipulación económica y política.

Si bien por el momento no existe un peligro inminente para que esto suceda, existen precedentes en ambas caras de la moneda que dan lugar a la especulación: del lado de las tendencias divisorias, se encuentra el conflicto que el año pasado hubo entre la compañía Huawei y las medidas del gobierno de Donald Trump; mientras que a favor de la no manipulación se encuentra la prohibición que hizo Twitter para usar su plataforma con fines políticos.

En Movimiento STEM estamos seguros de que el desarrollo científico y tecnológico es una herramienta para lograr hacer de nuestro planeta un mejor lugar para vivir. Conócenos y sé parte de esta iniciativa en pro del conocimiento.