Autor: Rebeca Feria García-Mexicana de Becas

Ciudad de México a 03/09/2020

En los últimos años se ha reforzado la difusión entorno a la Agenda 2030, misma que adoptó en el 2015 la Asamblea General de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), en la cual todos los Estados Miembros aprobaron 17 objetivos para el Desarrollo Sostenible. Un plan de acción a favor de las personas, el planeta y la prosperidad, que también tiene la intención de fortalecer la paz universal y el acceso a la justicia.

Si bien, se ha progresado en algunos lugares, en general las medidas para alcanzar estos objetivos todavía no avanzan a la velocidad ni en la escala necesarias. Este año, ante la crisis sanitaria y económica que enfrentamos a nivel mundial, sin duda marcó el inicio de una década ambiciosa a fin de alcanzar estos objetivos.

Los cambios que hemos vivido los últimos meses intensifican la importancia de fortalecer las habilidades STEAM en la educación de nuestras y nuestros niños y jóvenes, es por ello por lo que me gustaría mostrarte algunos datos sobre educación y empleo que nos ejemplifica la urgencia por implementar o reforzar estas habilidades en el sector educativo.

A nivel internacional se ha visto un incremento en sus niveles de remuneración con crecimientos de entre 20 y hasta 50% más de promedio salarial. Además, se estima que el 65% de las oportunidades laborales que tendrá esta generación aún no existen. Es decir, ésta es la generación que hará frente a la Cuarta Revolución Industrial-Tecnológica.

De acuerdo con Endeavor, ONG que lidera el movimiento de emprendimiento de Alto Impacto a nivel global, en 2022 se perderán 75 millones de empleos tradicionales y surgirán 133 millones de empleos que requieren nuevos conocimientos y habilidades, orientados a tecnología, ciencia y matemáticas.

Debemos estar preparados e informados para las nuevas dinámicas que las empresas están asumiendo y como consecuencia en las especializaciones que demandará el mercado laboral. Un ejemplo de esto es la evidente migración acelerada hacia la operación digital que la mayoría de las industrias tuvieron en los últimos meses, de hecho, una encuesta realizada por McKinsey habla del crecimiento del comercio electrónico en Estados Unidos en tres meses fue el equivalente al de los 10 años previos. Esto sin duda provocará una transformación permanente en la naturaleza de los empleos. En México muchas empresas adecuaron sus estructuras de manera contingente frente a la emergencia para operar a través de medios digitales y es altamente probable que cuando la pandemia esté bajo control, no se recuperen los mismos empleos que existían.

Esta evolución representa un gran reto para el sector educativo, ya que deben adecuar sus programas a estas problemáticas que enfrentamos a nivel mundial, así como es trabajo en conjunto con las familias, es incentivar y favorecer la participación de los jóvenes en las carreras de las áreas mencionadas y cómo, en particular, podemos incentivar la participación de las mujeres al respecto.

En nuestro país, aún más que en el promedio de otros países las mujeres están subrepresentadas en la participación, de por sí menor a lo recomendado, de los estudiantes en estas áreas. Y ello contribuye en cierta medida, a la disparidad salarial futura entre géneros, porque es precisamente en esas carreras donde se concentran los mejores salarios promedio.

De ahí la importancia de que las familias contribuyan, impulsando el talento y la evidente capacidad que existe en las niñas para primero interesarse y después desarrollarse, en los campos del conocimiento científico, matemático, de ingenierías y de tecnología. De acuerdo con datos de la UNESCO en relación con la educación de las mujeres y las niñas en materia de STEAM, solo el 35% de los estudiantes matriculados en las carreras vinculadas a las STEM en la educación superior son mujeres. Solo el 3% de las estudiantes de la educación superior, por ejemplo, escogen realizar estudios en el ámbito de las tecnologías de la información y la comunicación (TIC). Estas disparidades de género son tanto más alarmantes cuando que se considera que, en general, las carreras vinculadas con las STEAM constituyen los empleos del futuro, la fuerza motriz de la innovación, del bienestar social, del crecimiento inclusivo y del desarrollo sostenible.

Como podemos observar las familias y las escuelas juegan un rol central en determinar el interés de las niñas y niños en las materias STEM y en proporcionar igualdad de oportunidades para acceder y beneficiarse de la educación STEM de calidad.

Contra a lo que algunos creen acerca de que las máquinas desplazarán por completo a la humanidad, observamos que si bien, las empresas están optimizando o sustituyendo procesos con aplicaciones, plataformas o medios digitales, todos estos deben ser creados y monitoreados por profesionales con creatividad y conocimiento que muestren a la empresa lo más humana y cercana posible al consumidor.

Hablar del futuro muchas veces genera un poco de incertidumbre, puesto que en algunos puntos es algo que no controlamos. También, puede verse como algo tan lejano e incluso fuera de nuestro control que no tiene caso pensar en ese momento o hacer planes; pero, algo de lo que hemos sido testigos estos 28 años de existencia de Mexicana de Becas, Fondo de Ahorro Educativo es que el tiempo y el ahorro son los mejores aliados para que una familia construya el futuro educativo de los hijos, dándoles las herramientas necesarias para afrontar cualquier reto académico o laboral que se les presente.

Dado que quedan menos de diez años para alcanzar los Objetivos de Desarrollo Sostenible, hoy es vital movilizar la financiación, mejorar la aplicación a nivel nacional y reforzar las instituciones para lograr estos Objetivos en la fecha prevista, el año 2030, sin dejar a nadie atrás.