Todos las previsiones sobre la evolución del mercado del empleo hacia el futuro lo apuntan: el grueso de las actividades remuneradas estará en manos de profesionales cuya formación esté relacionada con la ciencia, la tecnología, la ingeniería y las matemáticas. Como no podía ser menos, los anglosajones tienen un acrónimo para englobar todas estas materias STEM (Science, Technology, Engineering, Mathematics). En el mundo del futuro se necesitarán las habilidades que se desarrollan en las STEM.

Ver más