Autora: Jenielyn Padernal

Ciudad de México a 09/12/2020

Las escuelas de todo el mundo han sido testigos de primera mano del impacto transformador del coronavirus. En particular, los estudiantes y las y los educadores vieron su rutina habitual completamente transformada, ya que nadie estaba preparado para el gran impacto que tendría el virus en la forma en que los estudiantes aprenden y funcionan los entornos educativos.

Desafortunadamente, dado que la mayoría de las y los niños aún no han regresado al aula y hay una segunda ola sobre nosotros, es vital que las escuelas, los estudiantes y las y los educadores estén preparados para el futuro impacto que esto tendrá. Como parte de esta transformación, todas y todos debemos ser conscientes de las opciones y soluciones disponibles para garantizar que la enseñanza y el aprendizaje continúen de la manera más fluida posible.

Como maestra que experimentó de primera mano numerosos cierres de escuelas debido a inundaciones o tifones, además de la pandemia, soy defensora de una educación a prueba de desastres. La educación a prueba de desastres es una medida proactiva que permite que la enseñanza y el aprendizaje continúen en medio de emergencias, tanto naturales como provocadas por el hombre, durante el tiempo que sea necesario.

La tecnología educativa (o edtech) ayuda a que esto suceda en mi propia clase. Hay diferentes herramientas digitales para enseñar y aprender en donde sea, cuando sea, incluso en los peores escenarios.

Una de estas muchas plataformas es un sistema de gestión de aprendizaje (LMS por sus siglas en inglés). Un LMS permite a las y los maestros crear y entregar contenido al que los estudiantes pueden acceder fácilmente, sin importar si están en el aula o aprenden desde casa. También permite monitorear el compromiso y la participación de los estudiantes, evaluar el conocimiento de los estudiantes y realizar un seguimiento de su desempeño.

Un buen LMS junto con una buena pedagogía es la fórmula perfecta para una educación a prueba de desastres. Sin embargo, la clave está en encontrar la herramienta adecuada y la pedagogía adecuada en el momento correcto.

PIE – Planea, Implementa, Evalúa

Quiero compartir contigo algunas de las mejores prácticas que he desarrollado a lo largo de los años. Para una enseñanza y un aprendizaje en línea más eficientes, utilizo el proceso PIE – Planificar, Implementar, Evaluar – que proporciona tres pasos concretos que cualquier educador puede integrar en su propia clase o escuela.

  1. Plan

La planificación es clave para el desarrollo exitoso de una educación a prueba de desastres. En la etapa de planificación, es importante considerar lo siguiente:

  • Objetivos claros – cuáles son tus metas y qué estás tratando de lograr son preguntas esenciales que deben abordarse.
  • Evalúa la capacidad de tu escuela– es importante conocer la capacidad tecnológica y pedagógica de tu escuela para ofrecer e implementar la enseñanza y el aprendizaje remotos.
  • Identificar barreras y limitaciones – considera el acceso de los alumnos a la tecnología y al acceso a Internet en casa.
  • Conoce a tus estudiantes – es importante conocer las necesidades y preferencias de aprendizaje de tus estudiantes para que puedas desarrollar el enfoque correcto.
  • Preparación del docente – la capacidad de los docentes sobre el uso de tecnología que se alinee con la pedagogía y el contenido es un factor crítico. Necesitamos asegurarnos de que los profesores estén preparados y bien equipados para impartir una clase virtual.
  1. Implementa

Después de la planificación, viene la implementación, y estos son algunos de los factores cruciales a considerar en esta etapa:

  • Contenido disponible – asegúrate de que tu contenido esté disponible y sea accesible para los estudiantes en la plataforma digital que estás utilizando. También es de ayuda cuando tu contenido se alinea con tu tecnología y pedagogía. Por ejemplo, si lo que ofreces es aprendizaje híbrido, necesitas una plataforma de aprendizaje que tenga herramientas para este tipo de lecciones.
  • Utiliza las herramientas correctas – echa un vistazo a las herramientas digitales que ya utilizas y evalúa su potencial para ser utilizadas en el aprendizaje remoto, como tu plataforma de aprendizaje en línea. Sin embargo, si no estás usando uno actualmente, te sugiero que hagas estas preguntas antes de elegir uno:
  • ¿Es el LMS fácil de configurar e implementar?
  • ¿Ofrece una prueba gratuita?
  • ¿El proveedor de LMS ofrece soporte y asistencia completos a los usuarios?
  • ¿Qué necesitas y qué estás intentando conseguir?
  • ¿Posee el LMS las características que estás buscando o deseas obtener?
  • ¿Cuáles son las limitaciones y barreras tecnológicas entre los usuarios y la escuela?
  • Elige actividades de aprendizaje – El aprendizaje será virtual y remoto, y deberás asegurarte de que la plataforma y sus herramientas puedan complementar estas actividades. Algunas de las actividades virtuales que funcionan bien en mi clase son foros de discusión, debates, wiki y actividades grupales en línea para la participación y participación en la clase, exámenes y conferencias web en línea, chat grupal y evaluación de forma gratuita en línea, entre otras actividades disponibles en la clase virtual. 
  1. Evalúa

Por último, ¡evalúa el éxito!

La evaluación es la forma más práctica de saber si la implementación de una educación a prueba de desastres es exitosa. Las tres palabras clave esenciales en la etapa de evaluación son: guiar, supervisar y ajustar:

  • Guía a los maestros, estudiantes y otras partes interesadas, como los padres, sobre los procesos y qué hacer.
  • Si bien el aprendizaje ocurre fuera del aula, se debe supervisar el progreso de los profesores y los estudiantes. También es importante desarrollar un sistema de apoyo y retroalimentación efectivo, especialmente si el aprendizaje ocurre de forma remota o en casa.
  • Y finalmente, ajusta. Realiza los ajustes o mejoras necesarios en tu implementación. Actualiza, innova y crea con la frecuencia que necesites.

Educación a prueba de desastres para todos

En medio de la pandemia, mientras la mayoría de las escuelas cierran y suspenden temporalmente las clases presenciales, la enseñanza y el aprendizaje pueden continuar en el entorno de aprendizaje virtual, utilizando diferentes herramientas digitales para la educación. Lo más importante es que podemos hacer que la educación sea a prueba de desastres con un poco de creatividad y un toque de tecnología.

Para más información consulta: https://www.neolms.com/latinoamerica ó siguelos en fb aquí

Autora: Jenielyn Padernal

Jen es la directora global de integración de aprendizaje electrónico de CYPHER LEARNING y una educadora apasionada con más de 20 años de experiencia en el campo. Es especialista en e-learning, conferencista internacional, educadora y docente especializada en tecnología.