Profesor Chiflado, una oportunidad para inspirar a las mentes que cambiarán el mundo.

¿Sabías que, de acuerdo con el Foro Económico Mundial, en el 2020 habrá un déficit de 400 mil especialistas en matemáticas y ciencias? No obstante, no todo está perdido, la esperanza se traduce en que muchos países del primer mundo han empezado a insertar en sus planes académicos el estudio de las ciencias y las matemáticas como algo atractivo para los niños. Profesor Chiflado, verdaderos expertos en educar por medio del entretenimiento, se suma a dicha problemática, mediante la preparación y ejecución de jornadas educativas que acercan a chicos y grandes a la ciencia, en donde los participantes aprenden sin darse cuenta.

 

¿Cómo logra eso Profesor Chiflado?

 

  • Mediante el método científico busca formar futuros ciudadanos que comprendan mejor el mundo. Promueve actividades en las que los asistentes pueden observar, plantear hipótesis, experimentar y sacar sus propias conclusiones. Completando dichas etapas del método científico aprenderán, por ejemplo, la resolución de problemas, que es una competencia STEM, que enseña a los alumnos a organizar ideas, metas y ejecución de operaciones. Como resultado, evalúan de un cóctel de perspectivas, incluyendo el método científico para generar una serie de soluciones frente a los problemas.
  • Brinda un programa integral de actividades. Apoyándose en el juego y las artes escénicas, alcanzando un aprendizaje significativo. Este programa de actividades incluye el factor sorpresa  de la ciencia, lo que representa un entretenimiento con valor, los laboratorios chiflados trabajan diversos temas, incluyendo problemas sociales.
  • Permite a los niños y niñas experimentar más allá del aula y, como resultado, despertar significativamente su curiosidad científica. Explorar, conocer, abandonar sus obstáculos inmediatos son algunos frutos de la curiosidad científica. Algunos expertos indican que emprender una carrera científica supone reencontrarse con aquella curiosidad que todo niño y niña posee; por eso Profesor Chiflado considera que cada evento es una oportunidad para crear momentos significativos que siembran curiosidad científica en chicos y grandes.
  • Mejora la percepción de los participantes porque liga el juego y el pensamiento científico, como resultado, ofrece entretenimiento con valor educativo. “Jugar es perder el tiempo”, “jugar se opone al esfuerzo” son algunos de los mayores prejuicios en cuanto al juego se refiere; sin embargo, con el juego aprendemos a socializar, resolver problemas y, mezclado con el pensamiento científico, que ayuda a resolver problemas en situaciones reales, aprendemos a analizar mejor nuestro entorno.

 

Profesor chiflado ha sido premiado por su trabajo de inspirar a chicos y grandes a cambiar el mundo y cada día redobla esfuerzos, confía en que su método, que incluye actividades lúdicas y de responsabilidad social, inspirará a las mentes que cambiarán el mundo, ya que…

 

¡Lo que se aprende riendo y jugando nunca se olvida!